Hoy conversamos con el equipo terapéutico del CRAB

Hoy conversamos con el equipo terapéutico del CRAB

Hoy conversamos con el equipo terapéutico del CRAB

Comentarios desactivados en Hoy conversamos con el equipo terapéutico del CRAB

CRAB: CENTRE DE RECURSOS PER L'AUTISME BARCELONA

El confinamiento ha puesto a prueba la capacidad de todos y todas: padres y madres, niños/as, abuelos/as, profesionales, maestros/as, … de ajustarnos de repente y en un tiempo récord, a una “nueva realidad”. Todo aquello que constituía nuestra rutina diaria y aquello que estábamos acostumbrados a hacer, de repente no sirve y requiere de un cambio y reajuste rápido y adecuado a la situación.

El equipo de profesionales del Centre de Recursos per l’Autisme de Barcelona (CRAB), vinculado a la Asociación Aprenem, pasó de realizar las intervenciones en el entorno de la persona como su domicilio, escuela y reuniones de coordinación con diferentes agentes, a replantearse toda su labor y adaptarse en las nuevas tecnologías para continuar ofreciendo los apoyos a los niños /as y jóvenes con TEA de forma telemática.

Gracias a la relación tan estrecha que existe desde siempre entre las familias y los profesionales del CRAB se ha encontrado la mejor manera de ajustar el apoyo de cada profesional a las necesidades de cada familia para poder mantenernos a su lado a pesar de la distancia.

El equipo de profesionales ha hecho un gran trabajo de reciclaje, creatividad y formación específica en intervenciones telemáticas para ofrecer un servicio de calidad.

En esta entrevista hemos querido conocer de cerca como han vivido esta situación Imma Páez, Gemma Escolà, Merce Arjalaguer y Laura Figuera, cuatro psicólogas del equipo de intervención del CRAB, que nos explican su experiencia llevando a cabo intervenciones telemáticas.

Gemma Escola terapeuta a Aprenem

Gemma Escolà

Imma Pérez terapeuta a Aprenem

Imma Páez

Laura Figuera terapeuta a Aprenem

Laura Figuera

Mercé Arjalaguer terapeuta a Aprenem

Mercé Arjalaguer

Pantalla intervenció Gemma

¿Os ha costado adaptaros al teletrabajo?

Sí, un poco. Son muchas horas delante del ordenador y no estoy acostumbrada. Como coordinadora tienes algunas horas de trabajo de “oficina” pero también haces muchas horas de intervención y te desplazas mucho. Estar tantas horas sentada haciendo solamente trabajo telemático ha supuesto un tiempo de adaptación y organización.

 

¿Habéis podido mantener las intervenciones terapéuticas con las familias y los niños/jóvenes con TEA de manera telemática?

No; yo llevo casos de niños pequeños con TEA nivel II-III y la intervención telemática es poco viable: no mantienen la atención delante del ordenador y, para mí lo más importante, falta el contacto y la interacción con ellos. Hago asesoramiento a los padres para ayudarlos a establecer hábitos y rutinas en esta nueva situación.

 

¿Habéis tenido que pensar o inventar alguna estrategia nueva para poder atender mejor a las familias a través de un sistema telemático?

Estrategia en sí no, pero sí que he tenido que ayudarlos a marcarse unas rutinas y unos horarios y los materiales que normalmente preparamos desde el equipo los han tenido que hacer ellos. Tampoco están habituados y por ello, han necesitado más ayuda y orientación.

Pantalla intervenció Gemma

¿Habéis hecho alguna formación específica para mejorar vuestra atención telemática y poder dar mejor respuesta a las familias?

Sí, hemos realizado formaciones en línea específicas de atención telemática pero solo en casos de atención temprana (los más pequeños); aun así, me ha aportado ideas y estrategias para aplicar con las familias.

 

¿Cómo se organizan las sesiones telemáticas? ¿Qué objetivos se priorizan?

Nos hemos marcado un día y un horario fijo a la semana para hacer la videollamada. Hablamos de cómo ha ido la semana, qué problemas han tenido, valoramos como se han solucionado y si se podía encontrar alguna alternativa que fuera mejor (por ejemplo, establecer horarios para hacer los deberes, ratos de salir a pasear, ratos de juego…). El objetivo prioritario es que la familia siga una rutina con unos horarios claros para hacer cada actividad. Esto ayuda a los niños a tener más claro su día a día y a los padres a poder organizarse en caso de tener que teletrabajar o tener que atender al resto de sus hijos/as en caso que tengan más de uno.

 

¿Cómo han respondido los niños o jóvenes con TEA ante las sesiones telemáticas?

En mi caso hasta a finales de mayo no empecé a hacer sesiones telemáticas con dos de los niños que coordino. Fue una demanda de los padres porque veían que los niños estaban ya cansados de ver siempre las mismas caras y no poder hablar ni sociabilizarse con nadie más que con sus padres o hermanos. Han recibido las sesiones muy contentos, pueden explicarnos lo que han hecho o lo que harán después (cocinar, salir en bici, mirar una película…); también hablan de cómo se sienten emocionalmente, si están enfadados, aburridos, contentos, y hacemos juegos a través de la pantalla (adivinanzas, mímica…).

Pantalla intervenció Gemma

¿En qué creéis que estáis ayudando más a las familias en esta situación? ¿Cuáles son las necesidades más habituales?

Creo que el hecho de tener el apoyo de un profesional que conoces desde hace tiempo ayuda a poder llevar mejor esta situación, tienen a alguien cercano con quien hablar de los problemas que implica estar todos encerrados en casa, de cómo afecta a sus hijos e hijas y de cómo les afecta a ellos también. Es un espacio para “desahogarse” y a la vez buscar ayuda.

Las necesidades más habituales que me he encontrado han sido conflictos entre hermanos, cómo ayudarlos a que se peleen menos y jueguen más juntos, y cómo poder trabajar con sus hijos e hijas para que la intervención no quede paralizada del todo.

 

Por lo que respecta a vuestra relación con las familias, ¿qué os ha aportado el contacto telemático en esta situación tan excepcional?

Poder ver la realidad de su día a día, lo que implica las 24h con un hijo/a con TEA. Nosotros hacemos intervención a domicilio y estamos algunas horas en casa, pero nunca nos podemos hacer una idea de lo que son realmente tantas horas con un hijo/a con TEA y las necesidades que implica.

 

¿Qué dificultades y ventajas tiene la intervención telemática respecto a la presencial?

Dificultades: se pierde la interacción y el contacto con el niño/a, se pierde la estimulación; hacerla con el ordenador no es lo mismo (partiendo de la distancia y añadiendo que a veces hay problemas de conexión y esto dificulta la comprensión de lo que se hable).

Ventajas: flexibilidad, nos podemos conectar en horas que quizá antes no era posible por organización de horarios de todos los usuarios de la entidad. Para comodidad mía, evitas el desplazamiento y tener que ir para arriba y para abajo. Esto ayuda a rentabilizar más el horario laboral (no pierdes el tiempo con desplazamientos).

 

¿Creéis que esta situación de confinamiento y contacto telemático durante estos meses producirá cambios en el planteamiento de las intervenciones cuando se puedan retomar de forma presencial?

En uno de los casos que yo coordino puedo asegurar que sí; los padres se han implicado muchísimo y han seguido el trabajo que estábamos haciendo cada día. El niño ha avanzado mucho e incluso aprendizajes que considerábamos que nos costarían bastante tiempo que los aprendiera los tiene bastante integrados; deberíamos hacer un cambio de programación y avanzar en aprendizajes.

Por lo que respecta al resto, creo que las sesiones seguirán en la misma línea que estábamos utilizando antes del confinamiento, pero quizá nos ha ayudado a ver mejor la realidad de las familias y a entender situaciones que quizá antes nos costaba más comprender.

Intervenció Imma

¿Os ha costado adaptaros al teletrabajo?

Inicialmente sí, dado que estamos acostumbradas a tener un trato más directo tanto con los niños/as y jóvenes como con las familias. Aun así, progresivamente hemos podido ver como a través de las videollamadas se puede dar otro tipo de servicio que también es muy beneficioso tanto para ayudar a superar las dificultades durante el confinamiento como para que los niños sigan adquiriendo habilidades.

 

¿Habéis podido mantener las intervenciones terapéuticas con las familias y los niños/jóvenes con TEA de manera telemática?

Nos hemos podido adaptar a la situación que estaba viviendo cada familia y a las capacidades de cada caso. En algunos casos la intervención se ha centrado más en la coordinación con las familias y en otros hemos podido seguir haciendo psicoterapia con los niños/as y jóvenes.

 

¿Habéis tenido que pensar o inventar alguna estrategia nueva para poder atender mejor a las familias a través de un sistema telemático?

Con las familias ha sido muy fácil, ya que hay múltiples opciones para hacer videollamadas y mantener el contacto. En cambio, para la atención directa con los niños y jóvenes sí que hemos buscado nuevos recursos y estrategias para poder seguir dando la intervención de forma telemática y que está fuera motivadora y beneficiosa.

Intervenció Imma

¿Habéis hecho alguna formación específica para mejorar vuestra atención telemática y poder dar mejor respuesta a las familias?

Como todo fue tan inesperado nos tuvimos que adaptar rápido a esta nueva forma de teletrabajar. Durante el confinamiento sí que hemos podido consultar recursos.

 

¿Cómo se organizan las sesiones telemáticas? ¿Qué objetivos se priorizan?

Uno de los mayores objetivos es la estabilidad emocional de la persona con TEA y su entorno. Por ello se intenta ayudar a encontrar qué cosas no acaban de funcionar del todo bien y encontrar alternativas que promuevan un cambio positivo. Después nos ajustamos a las necesidades de cada caso, pudiendo seguir trabajando con algunos los mismos objetivos que teníamos establecidos durante el curso, pero a través de un nuevo medio y, con otros, creando nuevos objetivos ajustados a las necesidades de este momento excepcional.

 

¿Cómo han respondido los niños o jóvenes con TEA ante las sesiones telemáticas?

La respuesta ha sido muy buena especialmente en aquellos casos en que ya existía un vínculo fuerte generado por los años de intervención. Nos tienen como referentes, y poder seguir disponiendo de un espacio para compartir y recibir nuestro apoyo en una situación como la vivida, creemos que lo han vivido de forma muy positiva.

Intervenció Imma

¿En qué creéis que estáis ayudando más a las familias en esta situación? ¿Cuáles son las necesidades más habituales?

Especialmente en los meses en que había más restricciones, las familias tuvieron que organizar una nueva vida cerrados en casa y muchos teletrabajando. Fue muy importante el apoyo emocional, y hacerles ver que cualquier intervención que hicieran estaba bien si esta era positiva para el funcionamiento de la familia y de la persona con TEA. Ha sido un buen momento para que muchos hicieran nuevos aprendizajes relacionados con la autonomía en casa, siendo una actividad fácil y funcional para hacer partícipe al niño o joven con TEA.

 

Por lo que respecta a vuestra relación con las familias, ¿qué os ha aportado el contacto telemático en esta situación tan excepcional?

Ha sido muy bonito ver como valoran nuestro trabajo y también la estima que nos tienen. Con todas hemos podido seguir en contacto de una forma u otra y se han mostrado muy agradecidas por recibir este nuevo servicio.

 

¿Qué dificultades y ventajas tiene la intervención telemática respecto a la presencial?

La mayor dificultad con la que nos encontramos es especialmente en la intervención directa con los niños y jóvenes, que pasa a ser más fría, estática y limitada, además de no poder ir a los centros escolares que permiten reforzar toda la parte más social. Por otro lado, con las familias ha sido más fácil poder mantener con más frecuencia el contacto, ya que antes era más difícil encontrar el momento para reunirlas con todo el equipo terapéutico.

 

¿Creéis que esta situación de confinamiento y contacto telemático durante estos meses producirá cambios en el planteamiento de las intervenciones cuando se puedan retomar de forma presencial?

Quizá de cara a las reuniones y el contacto con las familias sí pero por lo que respecta a la intervención directa es muy importante el contexto y la proximidad, y de esta forma se ve muy limitado.

Intervenció Laura

¿Os ha costado adaptaros al teletrabajo?

Todavía nos estamos adaptando. Hemos tenido que inventar estrategias nuevas y ser muy creativas para atender las necesidades de los usuarios y sus familias sin estar físicamente.
Desde el equipo de intervención ya estábamos haciendo un cambio en la manera de trabajar (planificación centrada en la familia) y la situación ha hecho que el cambio sea más rápido.

 

¿Habéis podido mantener las intervenciones terapéuticas con las familias y los niños/jóvenes con TEA de manera telemática?

Con algunas familias se ha podido hacer una intervención directa con el niño telemáticamente y con otros, las sesiones han sido sesiones con las familias. Las sesiones eran muy diferentes, pero si se han podido mantener las intervenciones adaptándonos a la nueva situación.
Con otras familias únicamente hemos hecho un seguimiento telemático.

 

¿Habéis tenido que pensar o inventar alguna estrategia nueva para poder atender mejor a las familias a través de un sistema telemático?

Sí. Como no podía estar físicamente y mostrar, por ejemplo, como dar las ayudas o como interaccionar ante una actividad o rutina, lo que se me ocurrió, porque vi que las familias necesitaban este modelo, es hacer videos con mi hija haciendo actividades y rutinas.
Muchas familias también me enviaban videos de las rutinas y actividades que hacían con sus hijos/as y aquí podía dar feedback. Los videos nos han ayudado muchísimo a ambas partes.

¿Habéis hecho alguna formación específica para mejorar vuestra atención telemática y poder dar mejor respuesta a las familias?

Nos vamos formando siempre en general y como ya he mencionado antes, el equipo estaba en proceso de cambio hacia la planificación centrada en la familia.
En el confinamiento hemos podido aclarar las ideas, organizar y crear materiales, cosa que antes era más complicado porque estábamos parte del día haciendo sesiones.

Respecto a la atención telemática hemos seguido un curso de Plena Inclusión que trataba sobre las intervenciones telemáticas, nos ha ido muy bien para adaptarnos a la nueva situación y en general creo que nos ha hecho crecer como profesionales.

 

¿Cómo se organizan las sesiones telemáticas? ¿Qué objetivos se priorizan?

En mi caso he realizado dos tipos de sesiones diferentes:

– Sesiones únicamente con las familias (niños más pequeños y que a nivel de atención no pueden hacer sesiones telemáticas). En un primer momento se habla de cómo están todos. Previamente se hace una entrevista basada en rutinas y de aquí se plantean unos objetivos funcionales y unas estrategias para llevar a cabo estos objetivos. La intervención se centra en las rutinas diarias de la familia y se trabajan con el usuario muchos aspectos a partir de estas. En las sesiones se hace el seguimiento de estos objetivos y estrategias conjuntamente. Si durante la semana ha aparecido algún tema importante a tratar, se añade a los objetivos. Se empezarán con los objetivos que conjuntamente se consideren prioritarios, que afecten más al funcionamiento familiar o que sean más fáciles de conseguir.

– Sesiones con el usuario (usuarios más mayores). Estas sesiones son más parecidas a una terapia psicológica individual, donde apoyamos emocionalmente y ayudamos al usuario dando estrategias para hacer frente a esta situación tan difícil.

 

¿Cómo han respondido los niños/as o jóvenes con TEA ante las sesiones telemáticas?

Con algunos usuarios ha funcionado muy bien, pero tienen que ser sesiones de corta duración, sobre todo porque cuesta captar y mantener su atención. Tienes que tener material y juegos preparados suficientemente atractivos y que puedas mostrar por las plataformas telemáticas.

Normalmente tienen que estar las familias presentes para dar ayuda.
Los usuarios más mayores quieren realizar las sesiones sin la familia muchas veces, puesto que por ellos las sesiones pueden ser un apoyo emocional importante en estas condiciones.

Intervenció Laura

¿En qué creéis que estáis ayudando más a las familias en esta situación? ¿Cuáles son las necesidades más habituales?

Las familias muchas veces tienen el pensamiento que sus hijos e hijas están perdiendo el tiempo para aprender, para desarrollarse, puesto que piensan que con las cosas que hacen ellos, al no ser profesionales, no están aprendiendo nada.

Nuestra tarea como profesionales es también hacer ver a las familias que cuando el niño, por ejemplo, está ayudando a su madre a poner la lavadora, está aprendiendo y trabajando muchísimos aspectos y también mostrar que en estas rutinas tienen muchas oportunidades de aprendizaje.

Por otro lado, están muy angustiadas con los deberes y en la organización, por ejemplo, como atender a su hijo y estar teletrabajando a la vez. Nosotros los ayudamos a organizarse como familia y a instaurar actividades que su hijo/a pueda realizar solo.

 

Por lo que respecta a vuestra relación con las familias, ¿qué os ha aportado el contacto telemático en esta situación tan excepcional?

Nuestra relación con las familias desde siempre ha estado muy estrecha, puesto que muchas de las intervenciones se realizaban en los domicilios y esto en cierto modo hace que el vínculo sea más íntimo. Aunque esta situación creo que ha hecho que el vínculo con las familias sea todavía más fuerte y estrecho.

Nuestro trabajo no solo consiste en dar pautas y estrategias, sino también ofrecer apoyo emocional. Aunque nuestro foco está más centrado en el niño, intentamos que la familia esté bien para que la intervención sea exitosa.

Esta situación de confinamiento ha favorecido que muchas familias hayan participado más en las intervenciones y hayamos hecho más “equipo” con las profesionales para resolver varias situaciones y, para las profesionales, nos ha servido para darnos cuenta de que, trabajando de este modo, las intervenciones tienen mucho más impacto en el día a día del niño o joven y su familia. A menudo escuchábamos comentarios como “con nosotros no lo quiere hacer”, “tú consigues que haga tantas cosas”. Nos hemos dado cuenta ¿de qué sirve que lo haga con el profesional, si después no lo hace con sus padres o en la escuela que es con quién está más horas al día?

 

¿Qué dificultades y ventajas tiene la intervención telemática respecto a la presencial?

Las dificultades son que no tienes el contacto directo con el niño/a, y con muchos niños no hay esta posibilidad de hacer un trabajo directo de manera telemática porque a nivel de atención no aguantan mucho tiempo ante una pantalla. Al no estar con él, muchas veces no puedes dar las ayudas que necesitan.

Respecto al vínculo, es complicado crear este vínculo con los niños y niñas a través de una pantalla. Si es un usuario que no conoces mucho, el trato siempre será más frío.
Las ventajas son que es muy buena oportunidad de hacer este cambio hacia la planificación centrada a la familia. Haces a la familia mucho más partícipe en la intervención. La familia junto con la profesional forman equipo y te centras en los aspectos que son más importantes. Como los objetivos de la intervención son compartidos y se han elaborado conjuntamente, se tratan temas que realmente son importantes y prioritarios por la familia y ésta se siente apoderada.

Otro de las ventajas es que familias que viven fuera del área de intervención pueden tener acceso a ésta. También el profesional puede dar más servicios durante el día porque no pierde tanto de tiempo desplazándose.

 

¿Creéis que esta situación de confinamiento y contacto telemático durante estos meses producirá cambios en el planteamiento de las intervenciones cuando se puedan retomar de forma presencial?

Estoy convencida de que la intervención y las sesiones en general serán muy diferentes, no solo por las medidas de seguridad que tendremos que tomar, sino más bien, en la filosofía.
El profesional ya no será el único que lleva el peso y las decisiones en la intervención, sino más bien una parte del equipo, que junto con la familia elaborarán los objetivos y las estrategias de la intervención con sus hijos e hijas.

Intervenció Mercé

¿Os ha costado adaptaros al teletrabajo?

En un primer momento cuando se nos planteó hacer teleintervención reconozco que me costó bastante imaginarme cómo sería: ¿qué aspectos se podrían trabajar si no estábamos allí?, ¿cómo reaccionarían los pequeños/as?, ¿cómo sería el acompañamiento a las familias?… y, creía que sería complicado o que no sería adecuado para todas las familias y niños/as. Pero, en el momento de empezar, ya desde la primera sesión, fue más sencillo y natural de lo que creía. Todos, tanto familias, niños/as como terapeutas nos hemos adaptado y reajustado a la nueva situación muy bien.

 

¿Habéis podido mantener las intervenciones terapéuticas con las familias y los niños/jóvenes con TEA de manera telemática?

En general, sí, aunque nos hemos adaptado mucho a las necesidades de las familias. No todas las teleintervenciones han sido iguales.

La situación ha sido complicada para todas las familias. Con algunas no se ha podido realizar este acompañamiento más telemático por las dificultades del niño (por ejemplo, niños que no querían ponerse frente a la cámara, familias dónde la conciliación familiar y el teletrabajo o trabajo no ha sido fácil…).

 

¿Habéis tenido que pensar o inventar alguna estrategia nueva para poder atender mejor a las familias a través de un sistema telemático?

Sí, hemos tenido que inventar nuevas estrategias, sobretodo en el caso de las sesiones telemáticas directas con los niños/as. Desde grabar vídeos de nosotras mismas haciendo movimientos para que el niño, después en casa los imite; a coger un elefante de peluche que tengo para cantar una canción sobre un elefante (y así estimular la atención conjunta y la mirada), buscar recursos online, más dinámicos y motivadores, para hacer el aprendizaje más divertido, a utilizar plataformas para hacer las sesiones donde se pueda compartir una pizarra digital para motivar la participación del niño/a.

¿Habéis hecho alguna formación específica para mejorar vuestra atención telemática y poder dar mejor respuesta a las familias?

Sí. Durante todo el confinamiento hemos hecho bastantes formaciones (relacionadas con la tele intervención y de otros temas también). En el caso de los pequeños/as y de un enfoque más centrado en las rutinas, nos han ido muy bien las formaciones que realizaba Plena Inclusión con profesionales reconocidos, como Marga Cañadas.

 

¿Cómo se organizan las sesiones telemáticas? ¿Qué objetivos se priorizan?

Según la familia y el niño/a era muy diferente. La situación ha sido muy compleja y difícil y nos hemos adaptado mucho a sus necesidades del día. Con determinadas familias, por ejemplo, nos centrábamos más en rutinas, en cómo iba el día a día, pautas sobre cómo estimular los aprendizajes en este día a día nuevo o pautas para resolver las dificultades que se iban encontrando. Con otros usuarios, nosotros preparábamos materiales más de aprendizaje, y, los padres realizaban estas actividades con su hijo/a, o bien nos enviaban vídeos o nosotros estábamos presentes en aquel momento al otro lado de la cámara. Si el niño/a era mayor, entonces hacíamos la sesión directamente con él/ella. Pero, lo que no ha faltado en ninguna intervención es el acompañamiento a la familia.

Otro aspecto que tampoco ha faltado en estos meses ha sido la coordinación con la escuela (tutores, profesionales de SIEI…). Con la escuela nos hemos seguido coordinando para organizar qué materiales se enviaban, cómo adaptarlos, no solo a las necesidades del niño/a, sino al momento excepcional que estamos viviendo. Nosotros, al estar muy acostumbrados a trabajar con los niños en su casa, también orientábamos a la escuela sobre qué materiales podían ser los adecuados o el volumen de trabajo.

 

¿Cómo han respondido los niños/as o jóvenes con TEA ante las sesiones telemáticas?

Mucho mejor de lo que esperábamos. Todos los niños estaban muy contentos cuando nos veían al otro lado de la pantalla. Las sesiones debían ser más cortas, pero todos se mostraban muy atentos e, incluso pequeños/as que nunca daban besos, cogían la ‘tableta’ y daban besos o caricias en nuestra imagen; o niños/as que no verbalizaban demasiado nuestros nombres, los decían. Estos momentos, como terapeuta, te emocionan.

Intervenció Mercé

¿En qué creéis que estáis ayudando más a las familias en esta situación? ¿Cuáles son las necesidades más habituales?

Creo que lo que más han valorado las familias es el acompañamiento en sí. El saber que, aunque no puedas estar allí físicamente y que la situación es compleja, el terapeuta está disponible y que no están solos. Muchas veces, la simple llamada de “¿cómo estáis?” y estar un buen rato disponible para la familia ya ayudaba.

El aprendizaje también era un tema que preocupaba mucho, ya no tanto que avanzaran en aprendizajes, sino que no hubiera retroceso. Preguntas como: ¿Cómo puedo trabajar con mi hijo/a con autismo?; ¿Cómo le puedo enseñar un determinado concepto?; ¿Cómo lo compagino con mi trabajo?… salían mucho y eran una gran preocupación para las familias. Desde mi perspectiva, con los niños/as, hablábamos de que no todo el aprendizaje se debía de dar “en la mesa” en sí y que, en todo lo que hacían por casa podían estar esos aprendizajes. Así que, les ayudaba a ver el potencial de las actividades que ya hacían por casa.

Y, aparte de esto, todas las pautas que hemos ido dando: intentar ir reordenando las nuevas rutinas, las nuevas situaciones complicadas que se daban…

 

Por lo que respecta a vuestra relación con las familias, ¿qué os ha aportado el contacto telemático en esta situación tan excepcional?

Yo creo que la relación en sí con la familia ha sido igual de cálida que siempre, pero a raíz de esta situación, toda la intervención se ha centrado más en ellos: en cómo están, qué necesitan, qué han probado nuevo en su día a día, qué ha funcionado y que no…. que no tanto en el niño en sí. Esto ha permitido que las familias, aún con la situación difícil y compleja que están viviendo, se sienten más acompañadas y empoderadas (ya que al final, eran ellos quiénes llevaban a cabo la estrategia y, por lo tanto, los resultados positivos y el avance de su hijo/a eran gracias a ellos!!!).

 

¿Qué dificultades y ventajas tiene la intervención telemática respecto a la presencial?

Como ventajas de la intervención telemática, pienso que las conversaciones van más enfocadas a cómo está la familia en sí, las hemos podido empoderar más y esto ha sido muy bonito de ver. Gracias al confinamiento y a la teleintervención, se han creado dinámicas y rutinas en casa beneficiosas tanto para el niño como para la familia. También, la teleintervención te permite, como profesional, tener una flexibilidad horaria que también ayuda a la familia y su conciliación familiar.

Como dificultades de esta modalidad de intervención, es que a veces hay situaciones que, como profesional necesitas ver directamente o probar tú para poder dar una estrategia o solución a la familia. Hay situaciones que, desde casa, son complicadas de solucionar. Además, ¡también les echas mucho de menos!!!.

También que, la conversación era menos fluida, las familias tenían más interrupciones y a veces, tanto el terapeuta como los padres perdíamos el hilo de la conversación. Otra desventaja es que no se ha podido hacer teleintervención en todos los casos, por ejemplo, en casos de niños que no se querían poner delante de la cámara o familias que por logística de su propio teletrebajo no podían…) por lo tanto ha habido niños y adolescentes con autismo y familias que no han podido recibir el apoyo que necesitaban.

 

¿Creéis que esta situación de confinamiento y contacto telemático durante estos meses producirá cambios en el planteamiento de las intervenciones cuando se puedan retomar de forma presencial?

Profesionalmente, espero que sí. ¡Como he comentado, cada familia ha sido diferente, pero gracias al confinamiento y a la teleintervención, las familias se han sentido más empoderadas y se han generado rutinas y dinámicas muy bonitas y beneficiosas, y espero que estos cambios se puedan mantener!

Notícies relacionades

Back to Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies